lun

09

nov

2015

H. Lleida Pardinyes - CHVNG Hipersimply A 19-23 (IM)

BUEN PARTIDO Y VICTORIA MERECIDA


En un fantástico pabellón de suelo negro, el Vilanova superó a un incómodo rival que siempre fue por detrás en el marcador pero no se dió por vencido en ningún momento.

El  inicio del  partido fue de vértigo, el Pardinyes se vió sorprendido por el Vilanova. En 5 minutos nos pusimos 0 a 5. Un gol por minuto! El juego directo en ataque y la anticipación en defensa dejó aturdidos a los jugadores del Pardinyes y su entrenador se vió obligado a pedir tiempo muerto cuando solo habían pasado 6 minutos.

Nuestros jugadores se dieron cuenta del momento de debilidad del rival y supieron aprovecharlo. Este golpe de autoridad inicial fue determinante. Durante todo el partido el Pardinyes intentó recortar
esta desventaja inicial sin conseguirlo.

El Vilanova jugó de forma muy seria, sin confiarse, a pesar de ir siempre por delante en el marcador. Era evidente que el rival tenía sus recursos con 3 jugadores muy altos y con buen pase de balón en
ataque.

Se llegó al descanso con una ventaja de solo 4 goles (8 a 12) y por tanto el encuentro no estaba cerrado, ni mucho menos. Sabíamos que el Pardinyes presionaría y así fue. Al inicio del segundo tiempo se pusieron solo a 2 goles, pero el Vilanova no perdió la concentración como había ocurrido en otros partidos y mantuvo un excelente nivel en defensa. Hubo momentos en que literalmente se ahogó el ataque del Pardinyes, no sabían qué hacer y perdían el balón permitiendo nuestros contraataques. Además Pol Homs mantuvo el buen nivel de anteriores partidos con 8 paradas.


La defensa del Pardinyes no encontró el antídoto para las entradas de Ivan (7) y Pol Alentorn (7). Entre los dos marcaron más de la mitad de nuestros goles. Seke (3) le dio pausa y consistencia al ataque del Vilanova y permitió administrar una ventaja que el Pardinyes no pudo recortar. Lucas marcó dos goles desde el extremo sorprendiendo por alto al portero. También marcaron Pau (1), Iker (1), Ryan (1) y Roger Rovira (1).

Cuando faltaban 8 minutos nos pusimos de nuevo a 5 goles y la victoria estaba a tocar. Ellos pidieron de nuevo tiempo muerto y esto permitió a Miguel serenar los ánimos y ajustar las posiciones para asegurar un triunfo que cura las heridas de la semana pasada. Al final 19 a 23 en un partido difícil que fue resuelto con oficio.

TÒFOL ROVIRA