jue

09

jun

2016

La Garriga - CHVNG Hipersimply A 20-16 (IMA)

Del abismo a la gloria en tres minutos

 

En un partido de máxima tensión se confirmó que La Garriga no nos regaló nada. Luchó hasta el último momento para dar la vuelta a la eliminatoria y estuvo a punto de conseguirlo. Lo que no podíamos imaginar es que el árbitro sí que iba a ser un regalo para ellos.

 

En defensa se jugó razonablemente bien, en cambio en ataque hubo mucha precipitación y no se maduró la posesión para encontrar buenas opciones de tiro. Solo se marcaron 16 goles. Uno de los marcadores más cortos de toda la temporada. Fue muy complicado controlar los nervios en un estadio que rebosaba tensión.

 

El inicio del encuentro fue un absoluto desastre. En el minuto 12 el marcador era de 6 a 1 y La Garriga ya estaba a un solo gol de igualar la eliminatoria remontando los 6 goles de ventaja que teníamos del partido de ida. Este inicio pesó durante todo el encuentro. Siempre fuimos por debajo en el marcador, aunque en algún momento conseguimos ponernos solo a 2 goles.

 

En el partido se produjeron dos situaciones críticas. La primera fue en el minuto 13 de la primera parte, con un marcador de 6 a 1 y en contra.  Con aviso de pasivo Roger Rovira cogió un rebote para marcar el 6 a 2 rompiendo una mala racha de más de 8 minutos sin marcar. No era lo mismo un 6 a 2 que un hipotético 7 a 1 que hubiera igualado la diferencia de goles con la carga psicológica que esto conlleva. Ni en la peor de las pesadillas habíamos imaginado un inicio tan malo, con un juego tan precipitado con pasos, dobles, pases extraños e inventos que no llevaban a ninguna parte. La primera parte se cerró con 11 a 7 y gracias.

 

El inicio de la segunda parte fue esperanzador, nos pusimos a solo dos goles 11 a 9 y con posesión para ponernos a un solo gol. Pero todo fue un espejismo. La realidad fue que el resto de partido estuvimos  al borde del abismo. En 5 ocasiones tuvimos un marcador que implicaba la eliminación por estar a 6 ó 7 goles por debajo. 

 

Un comentario aparte merece el árbitro. El partido le fue grande, se vio superado por la tensión del pabellón y se dejó influir por los comentarios y gritos constantes del entrenador de La Garriga. Permitía contacto a los defensas de La Garriga y en cambio pitaba penalti al Vilanova cuando los extremos defendían parados, sin casi contacto, dejando tirar al rival. No vio pasos en los jugadores de La Garriga y fue super estricto con los pasos del Vilanova. No sancionó la defensa de La Garriga que golpeaba en la cara a Iván y pitó exclusiones super rigurosas al Vilanova. No pitó evidentes faltas en ataque de La Garriga y cortó contraataques al Vilanova de forma arbitraria. No obstante, lo peor fue que en los últimos minutos, dio por válidos dos goles a La Garriga marcados de forma clara desde dentro del área dejando seguir el juego cuando no lo había hecho durante en todo el partido. Afortunadamente los jugadores del Vilanova no perdieron los nervios y jugaron a handbol a pesar de todo. Supieron sobreponerse a un criterio arbitral que les iba en contra y no dejaron que esto les minara la moral. Fue sorprendente el control y la capacidad de resistencia que demostraron.

 

El peso del partido lo llevaron Iván, Pol Alentorn y Seke en el centro de la defensa. También fueron los principales objetivos de la defensa avanzada de La Garriga que aprendió la lección del primer partido. Pero todo el equipo estuvo precipitado, nadie supo poner un poco de tranquilidad y buen criterio en un ataque que en algunos momentos pareció un pasacalle.

 

Pero... al final del partido ocurrió un milagro. En el minuto 20:49 de la segunda parte el marcador era 20 a 13 y el entrenador de La Garriga pidió tiempo muerto. Las caras de los jugadores y entrenadores de La Garriga eran de satisfacción puesto que tenían la clasificación a tocar. Tenían por primera vez en el partido una ventaja de 7 goles, dos goles más del necesario. El banquillo del Vilanova era la otra cara de la moneda: caras largas, preocupación y tensión. Era el segundo momento crítico del partido, estábamos eliminados y para evitarlo era necesario reducir la diferencia en 2 goles y solo faltaban 4 minutos.

 

En ese momento el banquillo del Vilanova dio con la clave, puso el equipo más corpulento en pista, con Pol Alentorn como defensa avanzado, Iván e Iker de Laterales, Albert y Seke de extremos y Ryan de Pivot. Ryan solo había jugado un ratito en la primera parte, aparentemente no estaba nervioso ni cansado, habló con todos desde el centro de la defensa, no sabemos si le hicieron mucho caso pero pareció que les transmitió un poco calma. En la primera posesión montaron un contraataque y Ryan marcó el 20 a 14. Solo habían pasado 20 segundos. En el siguiente ataque de La Garriga el árbitro pitó falta en ataque. Nos cogió por sorpresa. No por que la falta no fuera evidente, sino por que era una acción que el jugador número 24 había hecho innumerables veces durante el partido y hasta ese momento no había sido sancionada. En el ataque posterior a esa falta, Pol Alentorn marcó en penetración y además provocó exclusión de un defensa. Fue una gran acción de Pol Alentorn en un momento absolutamente clave del partido ya que con 20 a 15 la clasificación era nuestra. Era la segunda exclusión de La Garriga cuando el Vilanova ya había recibido 6. En el siguiente ataque de La Garriga Ivan robó el balón y Pol Alentorn marcó de nuevo en contraataque. Con 20 a 16  teníamos 2 goles de margen. La banqueta del Vilanova explotó y de golpe y porrazo, en tres minutos, se había dado la vuelta a la clasificación. A continuación Pol Homs hizo dos paradas extraordinarias y evitó que nos quedáramos de nuevo al borde del abismo. Todavía hubo tiempo para que el Vilanova se precipitara una vez más en un contraataque innecesario y perdiera el balón… pero el marcador ya no se movió.

 

En resumen, un partido con más sombras que luces, totalmente condicionado por un arbitraje parcial, con unos últimos minutos absolutamente brillantes del Vilanova que le endosó a La Garriga un parcial de 0 a 4 en tres minutos, en definitiva, un partido que abre las puertas de la fase final de los 4 mejores equipos del campeonato.

 

Las estadísticas son las siguientes: Ivan (5), Pol Alentorn (5), Roger Rovira (3), Seke (2), Ryan (1), Roger Jose 3 paradas y 4 goles recibidos, Pol Homs 5 paradas y 16 goles recibidos.

 

Tòful Rovira

Fotografías: Albert Montané