EL JUVENIL MASCULINO CAMPEÓN DE LA COPA FEDERACIÓ CATALANA D’HANDBOL

HIPERSIMPLY CHVNG 37 - 29  LA SALLE BONANOVA

Gran final de temporada de un grupo que ha sabido sufrir y competir desde el primer partido de la temporada y ha superado todas las bajas por lesión que le han lastrado en la primera parte de la liga, consiguiendo integrar al bloque a los cadetes que han sido esenciales para conseguir los objetivos.
Una trayectoria en la Copa que ha sido impecable, superando todos los encuentros con victoria y realizando una final espectacular ante un difícil rival como es La Salle Bonanova.
El partido se disputó este sábado pasado en Banyoles, sede de las finales de Copa Catalanas. El Vilanova salió a la pista muy concentrado y la prueba fue que se mantuvo delante en el marcador desde el minuto uno al sesenta, sin bajar nunca de una diferencia de al menos tres tantos. Jugó un gran partido en el que superó a los barceloneses en todas las facetas tácticas y en todas las posiciones de juego. 
Es muy difícil destacar a un jugador ya que todos cumplieron de sobras. Pero es justo reconocer que la portería tuvo mucho que ver en la diferencia final de ocho goles. Arnau y Roger secaron el ataque de los colegiales con paradas espectaculares que una tras otra hacían que el numeroso público asistente coreara sus nombres. La defensa fue infranqueable, cerrando cualquier posibilidad de ataque especialmente por el centro. El ataque, en muchas partes del encuentro, con jugadas largas que acababan encontrando situaciones de chut muy favorables y combinando con jugadas muy verticales que entraban “a cuchillo” en una defensa que no pudo con la intensidad vilanovina.
La gestión táctica de Juan Cuenca y Martí Burcet estaba muy estudiada, contrarrestaron de forma muy  eficiente todas las soluciones que La Salle intentaba aplicar a su juego y movieron el banquillo inteligentemente, sosteniendo la intensidad en defensa y ataque al cien por cien los sesenta minutos.
Vilanova también ganó por goleada en la grada, después de dos horas de viaje los más de cincuenta aficionados que acompañaron al equipo animaron y empujaron a sus jugadores sin descansar hasta el pitido final.
En resumen, gran partido y gran resultado de un gran grupos. Enhorabuena.
Som-hi Vila